Monasterio del Escorial: una visita obligada desde Madrid

Panoramica del Monasterio de El Escorial en Madrid

Historia y arquitectura en un entorno mágico: Monasterio del Escorial 

Ideado entre el año 1563 y 1564, el Monasterio del Escorial es un complejo que esconde cientos de años de historia, en un entorno soñado. Ubicado en los pies de la Sierra de Guadarrama en la Comunidad de Madrid, se trata de un espacio en donde se fusionan monarquía, religión, ciencia y cultura

Considerado actualmente Patrimonio de la Humanidad por parte de la UNESCO, este complejo ideado por Felipe II fue durante siglos la residencia de la familia real española, ya que en el año 1561 el monarca trasladó la capital desde Toledo a Madrid. Además, en este sitio se encuentran sepultados 26 monarcas españoles. 

A este complejo se lo conoce también como Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial, Monasterio de San Lorenzo El Real, o simplemente El Escorial y se encuentra a menos de una hora en coche desde Madrid. Abarca 33.327 metros cuadrados, con varios edificios independientes y jardines. 

El proyecto arquitectónico fue pasando por distintas manos a través de los años, ya que se iban agregando nuevos edificios, pero la planta original es del año 1559 y fue ideada por Juan Bautista de Toledo. Con la construcción del Escorial, el monarca Felipe II buscaba marcar el nacimiento de un nuevo estado, más moderno y más poderoso

Mediante el uso de la arquitectura, se marca la jerarquización y el orden de las distintas áreas y edificios que componen este recinto. El rey buscaba un espacio en donde se pudieran combinar distintas disciplinas, con una armonía y belleza excepcionales. Y, a pesar de que el Escorial estuvo bajo construcción durante 21 años, se pudo lograr una unidad en su estilo, que hoy es admirada por cientos de personas cada día. 

Además de su imponente arquitectura renacentista repleta de detalles, el Monasterio es hoy un museo ya que expone pinturas, esculturas, pergaminos y más objetos recolectados en los cientos de años de vida del complejo del Escorial. 

Los edificios que componen el Monasterio del Escorial 

Interior del Monasterio de El Escorial,

A continuación te contaremos sobre los principales edificios que componen este complejo palaciego-monacal de suma importancia en el desarrollo del Reino de España, nacido como un espacio de cultura y religión. 

Palacio de los Austrias 

Conocido también como Palacio de Felipe II, ya que fue su lugar de residencia y retiro, es una construcción con habitaciones de estilo más austero, respetando el gusto del rey. Desde una de las ventanas del dormitorio real, Felipe II podía seguir la misa desde la cama cuando se encontraba enfermo, ya que padecía la gota. 

A pesar de ser de un estilo austero, la arquitectura de los Cuartos Reales de este palacio no deja de ser monumental y decoradas por importantes obras pictóricas de distintas escuelas europeas, de los siglos XVI y XVII. De hecho, la habitación del rey es de gran tamaño y estaba dividida en cuatro estancias: sala principal, escritorio, alcoba y un oratorio. En este palacio puede visitarse también la Sala de las Batallas, que incluye imágenes de las guerras en las que había participado España en la época. 

Dentro de este palacio de dos pisos y construido en torno al Patio de Mascarones, puede visitarse también el Salón de Embajadores, que cuenta con una exposición de distintos objetos y retratos de todos los integrantes de la Casa de Austria. 

Palacio de los Borbones 

Construido en un estilo mucho más pomposo, el Palacio de los Borbones consta de 18 estancias y está construido alrededor del Patio del Palacio. En la época de Felipe II, estas habitaciones estaban destinadas a los aposentos de los Infantes, la Galería de Batallas y las cocinas y zonas de servicio. 

Luego, en el reinado de Carlos II, la construcción fue renovada y utilizada como residencia de los Príncipes de Asturias. Al acceder ellos al trono en el año 1788 y debido a que Carlos IV y María Luisa de Parma no quisieron trasladarse al Palacio de los Asturias, hicieron una serie de reformas para adaptar sus actuales aposentos a los deberes reales. El monarca Fernando VII fue el último en utilizar este Palacio como residencia. 

Actualmente el Palacio cuenta con 18 estancias entre las cuales se destacan los dormitorios del rey y la reina, varios comedores, una capilla, un salón de música, una sala de costura y otros espacios más. Desde el 2015, pueden visitarse todos estos salones y admirar la arquitectura y decoración del siglo XVIII en España. 

La biblioteca 

Este espacio cuenta con el título de ser una de las mejores bibliotecas renacentistas del mundo, por su increíble colección y arquitectura, con una bóveda con frescos representando las 7 artes liberales. El rey Felipe II donó muchos de los códices que conformaron la gran colección y también se encargó de adquirir bibliotecas y obras ejemplares de todas partes del mundo. Hoy cuenta con códices, manuscritos y libros en más de 15 lenguas distintas

Con unas medidas de 54 metros de largo, 9 de ancho y 10 de alto, la biblioteca se presenta como un espacio imponente que le hace justicia al valor de las páginas que contiene. Cuenta con pisos de mármol y estanterías de madera talladas, y la colección fue donada por el rey a los monjes del Monasterio, transformando la biblioteca en un lugar de sabiduría que no se limitaba a la realeza

La Cripta Real 

En este espacio se encuentran los restos de 26 reyes y reinas de España, con sepulcros de mármol. Aquí se pueden encontrar a todas las figuras reales de las casas de Asturias y Borbón, con algunas pocas excepciones. Destacan también en este espacio los frescos en los claustros y las pinturas de famosos artistas que decoran las distintas habitaciones, como Tiziano, Velázquez, El Bosco, Tintoretto y Van Dyck. 

Casita del Infante y del Príncipe 

Estas dos famosas casas fueron construidas por el rey Carlos III para sus dos hijos: el Príncipe Carlos y el Infante Gabriel, de ahí los nombres de las construcciones. Son casas individuales dentro del recinto, rodeadas de hermosos jardines. 

Aunque se las llama “casita” se podría considerar a estas construcciones como un palacete, que eran utilizados como lugares de recreación y descanso por el príncipe y el infante. Ambas están construidas con un estilo neoclásico y pensadas para ser disfrutadas durante el día con distintas actividades. 

Casita del Infante en el monasterio de El Escorial

Los Jardines 

El recinto del Monasterio del Escorial consta de varias edificaciones independientes, comunicados por grandes jardines que también fueron diseñados para formar parte del conjunto arquitectónico que tenía en mente Felipe II. El rey era un amante de los espacios verdes, por lo que se ocupó de incluir hermosos jardines en todo el complejo. 

Estos espacios estaban pensados para el disfrute, el reposo, la meditación y el estudio, pero también como espacios productivos en los cuales poder cultivar. Eran muy importantes las plantas medicinales, las hortalizas y las flores. 

Inspirado por los jardines en Francia, Italia, Inglaterra y los Países Bajos, Felipe II contrató a los mejores jardineros para diseñar espacios que combinaban cientos de variedades distintas de plantas, flores y árboles, de distintas partes del mundo. Los jardines más destacados son: el Jardín de los Frailes, el Jardín de Convalecientes y el Jardín Real

Visita el Monasterio del Escorial 

En tu próxima visita a Madrid o si vives allí, no puedes perderte este hito cultural español, que mezcla siglos de historia y tradición en un entorno natural y paradisíaco

¿Cómo llegar? 

Ubicado en la localidad de San Lorenzo del Escorial dentro de la Comunidad de Madrid, el Monasterio del Escorial se encuentra a unos 55 kilómetros de la capital. Su dirección es: Juan de Borbón y Battemberg s/n y puedes llegar mediante coche, tren o bus. 

Con coche, puedes ir por la Autovía A-6 (Madrid – Coruña), hasta la salida 29 y luego tomar el desvío a la carretera M-505. Otra opción, es tomar la misma Autovía A-6 (Madrid – Coruña), continuar por la AP-6 hasta la salida 47 y salir por el desvío a la M-600, dirección a San Lorenzo de El Escorial. El complejo cuenta con aparcamiento público

Desde la estación Atocha, puedes tomar la línea de cercanías C-8 dirección Madrid – El Escorial. Este tren tiene un recorrido de 60 minutos y puedes tomarlo cada hora. 

Las líneas de bus 661 y 664 te llevan hasta allí, y los puedes tomar desde el intercambiador de Moncloa. El viaje hasta el Monasterio dura unos 50 minutos. 

Fachada del monasterio de El EScorial

Horarios de apertura 

En época de invierno (de octubre a marzo) los horarios son: martes a domingo, de 10 a 18 horas

En verano (de abril a septiembre), los horarios son: martes a domingo, de 10 a 20 horas

Durante todo el año, el Monasterio del Escorial permanece cerrado los lunes, además de fechas especiales como 24, 25 y 31 de diciembre, 1 y 6 de enero, 1 de mayo y 8 de septiembre. 

Las taquillas permanecen abiertas hasta una hora antes del cierre, pero se recomienda dedicar un mínimo de 3 horas a la visita del complejo

Valor de las entradas 

Hay tres tarifas diferenciadas para visitar el Monasterio del Escorial, la Casita del Príncipe y la Casita del Infante.  

Real Monasterio de San Lorenzo del Escorial 

Tarifa básica: 12 € 

Tarifa reducida: 6 € 

  • Miembros individuales de familias numerosas 
  • Ciudadanos entre 5 y 16 años. 
  • Mayores de 65 años. 
  • Estudiantes hasta los 25 años. 

Tarifa gratuita: 

  • Menores de 5 años. 
  • Familias numerosas (1 adulto y 3 hijos). 
  • Miembros del ICOM (Consejo Internacional de Museos). 
  • Guías Oficiales de Turismo. 
  • Profesores. 
  • Personas con discapacidad. 
  • Personas desempleadas. 
  • Grupos de colegios de UE y Países Iberoamericanos. 

Tarifa de agencia turística: 10 € 

Casita del Príncipe 

Tarifa única: 5 € 

Casita del Infante 

Tarifa única: 3 € 

Además, puedes contratar una visita guiada por 4 € o tener una audioguía por 3 € para conocer todos los secretos del sitio. 

Días de visita gratuita 

El Monasterio del Escorial ofrece horarios gratuitos para ciudadanos y residentes de la UE o de Países Iberoamericanos para su visita libre. En invierno (de octubre a marzo), el horario es de 15 a 18 horas y en verano (de abril a septiembre), de 17 a 20 horas

En la Abadía Benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, la visita es gratuita sólo en verano, de 16 a 19 horas y los días miércoles y jueves. 

Por otro lado, hay dos fechas en que las visitas son gratuitas para todas las personas y durante todo el día: el 18 de mayo, que es el día Internacional de los Museos y el 12 de octubre, que es la Fiesta Nacional de España.